¿Para qué viniste a este mundo?

Esa es otra de las tantas preguntas que muchos nos hacemos cuando despertamos nuestra conciencia. ¿Hemos venido a este mundo sólo para nacer, crecer, reproducir y morir?, ¿es acaso esa vida tan monótona, rutinaria y sin sentido trascendental el que nos ha de tocar vivir?. Si es así, entonces que aburrido el estar aquí. Estoy en desacuerdo de haber llegado aquí y sólo ocupar un espacio, de sólo respirar aire sin saber realmente ¿para qué?; en no tener una misión, un propósito, un objetivo claro y un sentido real de nuestra vida.

¡No sé si a ti te ha pasado, pero a mi Si!

Sin embargo, gracias a Dios y su infinita sabiduría, que está en cada uno de nosotros, mediante un breve, pero profundo recorrido en nuestro interior he descubierto que podemos encontrar en medio de la confusión, una luz de esperanza que brota suavemente y nos dice mediante imágenes y mensajes sutiles: Tranquilo, tranquila, ¡Tú has nacido para más!; ¡Tú has nacido para trascender!; Tu has nacido para dejar un legado, para impactar la vida de otros y de tu entorno; ¡Tu has nacido para ser Feliz y apoyar a otros seres a ser felices también!. Al escuchar esto, realmente sé que sentimos esperanza, alegría y gozo en nuestro corazón.

En esta etapa, empieza un recorrido para descubrir nuestro propósito de vida y una vez descubierto, la pregunta que sigue es: ¿Cómo?, ¿Cómo lo llevo a cabo?, ¿Cómo vivo en propósito?, ¿Cómo puedo cumplir con mi propósito de vida?. ¿Cómo hago?. Si actualmente me dedico a algo totalmente distinto ¿Cómo le doy un giro de 180 grados a mi vida?.

Tranquila, tranquilo, que las respuestas a éstas preguntas también te iran llegando en su momento.

 

 

Y recuerda…

 

SI SE PUEDE

#Confeamoryacción!

By

Rosa Pereyra

Write a comment

×
Hola 🙂 ¿En que te puedo apoyar?